Café de Tercera Alternativa

Físicas Espirituales -- un artículo mensual

¿Qué hay de la guerrs en el Antiguo Testamento?

Entender el rol de Dios en las guerras del Antiguo Testamento representa un desafío para los pacifistas cristianos. ¿Cómo concuerda esto con las enseñanzas y el ejemplo de Jesús?

En el Antiguo Testamento podemos encontrar "Guerras Santas" . La más importante tal vez sea el Éxodo, tal y como es descrito en el libro de Éxodo. En esa ocasión los esclavos hebreos escaparon de Egipto gracias a la ayuda de Dios y no por sus por sus propios medios. Véase el cántico de victoria en Éxodo 15, el cuál celebra las acciones de Dios, no las de un héroe humano. El pueblo no tenía necesidad de armas pues Dios es quien peleaba por ellos. Esto contrasta con las sociedades que les rodeaban, quienes deseaban poseer las armas mas avanzadas y celebraban a sus héroes militares.

En aquel tiempo Israel no tenía un rey, ni armas modernas, ni un ejército profesional o un grand número de suerreros para ganar. En sus comienzos el pueblo de Israel se negó a ser una sociedad de reyes, ricos y pobres y distribución no equitativa de la tierra.

Pero todo esto cambió con el tiempo y el pueblo de Israel quiso ser como otras naciones. El pueblo de Israel no se pudo acostumbrar a la idea de que Dios era quien los protegía. Era difícil hacer las cosas de una manera tan distinta a como las hacían los pueblos a su alrededor, así que pidieron un rey. En 1 Samuel 8:10-22, Dios les dice lo que un rey haría con ellos. Un rey establecería un ejército permanente y reclutaría a sus hijos como soldados. Recolectaría impuestos y esclavizaría al pueblo.

Otro aspecto preocupante de la guerra en el Antiguo Testamento es la manera en que la nación era llamada a destruir todo una vez terminada la batalla. En Josué 6:15-21 , vemos que Israel es llamado a matar a toda la gente y destruir todo el botín. Algunas de las razones dadas para esto son:

  • Si la victoria es de Dios, el pueblo no debería beneficiarse. Los ejércitos victoriosos normalmente recolectaban esclavos, animales y botín.
  • Si el enemigo derrotado es dejado con vida, su religión pugaria podría tener influencia sobre los israelitas.
  • El ejército derrotado merece morir pues están peleando contra Dios y el pueblo de Dios.

La guerra en el Antiguo Testamento es el plan b, no la primera elección de Dios. El tener un rey que no fuese Dios tampoco no fue la primer elección. Una de las razones por las cuáles el rey David en el Antiguo Testamento no pudo construir el templo fue que que había matado demasiada gente o había "derramado demasiada sangre." Por lo tanto su hijo Salomón, quien es descrito como "un hombre de paz," sería quien lo construyese. (1 Crónicas 22).

A través de los escritos del profeta vemos el llamado a vivir en un reino de paz, un reino conocido por su justicia y misericordia.

Más tarde cuando los Israelitas mismos fueron llevados cautivos, Dios envió visiones de la restauración del reino de Dios. A pesar de ser cautivos algunos de ellos se acordaron de Dios y no se adaptaron a la cultura a su alrededor. En el libro de Daniel en el Antiguo Testamento, Daniel y sus amigos son ejemplos. Esta visión de restauración fue en realidad una visión de todas las naciones viniendo a Dios y viviendo allí en paz.(Oseas 2:15-23; Isaías 2:1-5, 25:6-9, 56:1-8).

En el libro de Jonás, vemos a Jonás enviado a una de las naciones vecinas, no a conquistarla sino para llamarles a cambiar, a arrepentirse. El propósito no era el apoderarse de Nínive, sino ofrecerle al pueblo el perdón y una oportunidad de cambiar. El propósito de Dios no era usar a Israel para aniquilar la nación sino el convertir a Israel en un faro que esparce su luz, ofreciendo la misericordia de Dios.

En 2 Reyes 6, Eliseo pide a Dios cegar al ejército que había venido a capturarle. Entonces el les guía, luego les quita su ceguera y les envía de vuelta a sus hogares. Con anterioridad Eliseo había ofrecido sanidad a Naamán, un comandante del ejército enemigo y se había negado a aceptar una recompensa por esto. Naamán no hubiese buscado la ayuda de Eliseo si no hubiese sido porque una muchacha israelita capturada había sugerido la solución.

A través de los escritos del profeta vemos el llamado a vivir en un reino de paz, un reino conocido por su justicia y misericordia. Esta es la intención de Dios para las naciones, Dios volvió a demostrar esta intención con la llegada de Jesús.

Algunas hipótesis para concluir:

  • El pueblo de Dios es llamado a confiar en Dios. El confiar en el poder del ejercito de una nación es una forma de idolatría.
  • Podemos confiar en el poder no violento de Dios en vez de en la violencia de los seres humanos. Somos llamados a practicar la justicia, la paz y la misericordia de la misma manera en que lo hace Dios.
  • La guerra no debería beneficiar al vencedor económicamente.
  • El juicio y la venganza deberían quedar en la mano de Dios y no en la mano de organizaciones e instituciones humanas.
  • Se nos ha prometido que un día Dios traerá la victoria final sobre todo mal. Somos llamados a ser fieles hasta que este día llegue. (Véase el Libro de Habacuc en el Antiguo Testamento.)
  • La imagen del guerrero es solamente una de las muchas imágenes de Dios que encontramos en la Biblia. Dios es también misericordioso, amante, pastor, perdonador, madre, luz y roca para mencionar algunos. Dios nos nuestra que tiene una visión global de todos los pueblos viniendo a adorar y convirtiéndose en parte del reino de Dios. La misión especial de Israel no podía ser realizada matando personas sino sirviendo de luz para atraer a las naciones a caminar en el camino de Dios.


Pagina Previa:
<<·Questiones|
Proxima Pagina:
|·¿No es justificada la guerra en algunos casos?>>

Portada | Para apoyar esta pagina (Ingls)
© Menonitas.net, 2018