Café de Tercera Alternativa

Físicas Espirituales -- un artículo mensual

Un lugar para relacionarse

Cuando Junior y Tammy Godoy comenzaron su relación con Jesús sus vidas se encontraban en un punto muy bajo. Las drogas y el alcohol habían tenido sus consecuencias y discutían mucho. Separación y divorcio parecían inminentes. Pero cuando comenzaron a frecuentar una iglesia su relación se estabilizó.

Comenzaron a asistir a reuniones de grupos en hogares de la iglesia. En estas reuniones los miembros compartían los problemas que estaban enfrentando. "Hay una cercanía en el grupo," dice Tammy. "Creemos que nuestras vidas deben estar entrelazadas. Compartimos nuestros problemas y nuestras alegrías. Simplemente compartimos y si alguien tiene una necesidad estamos todos para ayudar. Esa es la manera en que Jesús tocó mi corazón."

El grupo hogareño les permite tener relaciones de una profundidad mayor que el "hola y adiós" que caracterizan demasiadas de nuestras interacciones en el mundo moderno. Esta unión da libertad a los miembros del grupo para pedir y ofrecerse ayuda mutuamente. "Me acuerdo de una vez," dice Junior , "entramos y en aquel entonces estábamos pasando por nuestros problemas maritales, y una de las hermanas sintió un peso cuando entramos. Ella lo comentó y comenzamos a hablar y oramos y sabes, se sintió mucho mejor dentro del grupo. Así que la manera en que estamos comprometidos los unos con los otros realmente nos ha tocado."

Junior y Tammy han encontrado que las relaciones en una comunidad de creyentes cristianos son un regalo de Dios, y pueden además ser una herramienta para crear paz entre personas.


Pagina Previa:
<<·Adicto a la guerra, Adicto a la Paz|
Proxima Pagina:
|·Una fuerza mayor>>

Portada | Para apoyar esta pagina (Ingls)
© Menonitas.net, 2018