Café de Tercera Alternativa

Físicas Espirituales -- un artículo mensual

Entre el gobierno y Dios

Paul Leatherman de Lancaster, Pennsylvania, se ha negado a pagar sus impuestos de guerra por más de 20 años. Durante ese tiempo él y su esposa Loretta (ya fallecida) han pasado por investigaciones de impuestos, deliberaciones en la corte y les ha sido sacado dinero de su cuenta bancaria por la impositiva (IRS). En En busca de la Paz, Historias Verdaderas (Seeking Peace, True Stories, Titus Peachey y Linda Gehman Peachey, Good Books, 1991) los Leatherman explican los principios que los motivan.

"Cuando servimos en Vietnam bajo el auspicio del Comité Central Mennonita, vimos al conflicto pasar del uso de la fuerza humana al uso de la fuerza del dinero," explica Loretta. "Los hombres ya no son usados tanto, y en su lugar nuestra plata estaba siendo usada para bombardeos intensos. Nosotros no participaríamos de la guerra, y de la misma manera, pensamos que debemos oponernos a que nuestro dinero sea mandado a la guerra."

Paul dice, "Debemos entregar al César o a quién sea, aquello que le pertenece [vea las palabras de Jesús, Mateo 22:21]. También damos a Dios lo que es suyo--eso es lo importante. Nuestra obligación de obedecer al gobierno y pagar nuestros impuestos aparece en un contexto que incluye el dar de comer a nuestros enemigos y jamás vengarnos. Cuando Dios y el César entran en conflicto, mi entrenamiento moral y ético me lleva a no pagar al César.

Inicialmente los Leatherman se quedaban con el porcentaje de sus impuestos que igualaba la porción dedicada a gastos militares del presupuesto federal (50-60 porciento, [lo cuál incluye el pago de las deudas de guerras pasadas]). Esto les llevó a los tribunales y al contacto directo con agentes del IRS.

'En una ocasión una agente del IRS vino a verme a a la oficina. ... Me preguntó sobre nuestra cuenta de impuestos y yo dije, 'Sí, reconozco que desde el punto de vista del IRS y desde la perspectiva del juez es una deuda legítima, pero no tengo ninguna intención de pagarla.' El respondió que estaba allí para cobrar la cuenta y que no se iría hasta que yo la pagara. 'Bueno,' dije, 'ya le expliqué que no la pienso pagar y como no la voy a pagar, usted me debería mandar a la cárcel. Mi esposa lo ha estado esperando, ...el me miró y dijo que jamás había escuchado a nadie hablar de esa manera. Fue al banco al día siguiente y escribió una orden de pago para sacar el dinero de mi cuenta bancaria."

En 1981, luego de 10 años de resistirse intensamente la pago de impuestos y del escrutinio por parte del IRS, Paul adoptó una estrategia nueva para expresar sus convicciones sobre los impuestos militares, decidiéndose a retener $7.77, un monto simbólico.

"A pesar de nuestros mejores esfuerzos, el IRS siempre conseguía el dinero. Mientras, nuestra resistencia al pago de impuestos nos ofreció oportunidades únicas para dar testimonio, nos comenzamos a sentir cansados. La resistencia al pago de impuestos requiere de mucha energía y tiempo. Los $7.77, simbólicos, de deducción por razones del impuesto de guerra nos ayuda a ser contados como objetores de consciencia. El siete es el número perfecto en la Biblia. Jesús nos dice que debemos perdonar 70 veces siete. Cualquier monto sirve, pero los $7.77 tienen un significado especial para nosotros. Siete dólares y setenta y siete centavos se convirtieron en una frustración para el IRS. Es demasiado pequeño y demasiado caro de recolectar. Muchas discusiones [sobre creencias] puede darse."

"Sé que es un poco tímido, pero cada vez que me llega una cuenta, escribo a mis senadores, representantes y al presidente, recordándoles que por razones de consciencia no puedo pagar. También indico hacia la alternativa potencial que puede ser el decreto sobre pondos para la paz (U.S. Peace Tax Fund Bill) que es presentado al congreso cada año. La retención simbólica me permite hacer al menos algo a favor de la objeción a la guerra por razones de consciencia. Yo no soy un purista, o habría estado en prisión todo este tiempo. Apoyo a aquellos que actúan con coraje y retienen montos mas importantes mientras les sea posible financieramente. También apoyo a aquellos que limitan sus sueldos para mantener bajo el monto de dinero que deben pagar en impuestos. Hay muchas maneras de hacer esto, pero ninguno de nosotros puede salvar al mundo. Podemos dar testimonio al mundo, pero es el Señor quién va a traer el reino."

Adaptado y usado con autorización, de Seeking Peace, True Stories de Titus Peachy y Linda Gehman Peachy. © Good Books (800/ 762-7171).


Pagina Previa:
<<·Bautizado en mugre|
Proxima Pagina:
|·No aprendas más a hacer la guerra>>

Portada | Para apoyar esta pagina (Ingls)
© Menonitas.net, 2018