Café de Tercera Alternativa

Físicas Espirituales -- un artículo mensual

Frente al racismo, niños hablan del amor de Dios

En noviembre pasado escuchamos que un joven llamado Sasezley Richardson había sido herido de un balazo la noche anterior, a apenas unas pocas cuadras del seminario donde trabajo como ministra de vida comunitaria, el Seminario Bíblico Menonita de Elkhart, Indiana.

Mi esposo, Barry, quien enseña en una escuela secundaria alternativa en Elkhart, inmediatamente reconoció el nombre. "Era uno de mis estudiantes el año pasado," dijo.

Nuestra tristeza se convirtió en choque y enojo unos días mas tarde cuando nos enteramos que dos jóvenes blancos que eran los presuntos atacantes habían elegido atacar a Richardson porque era negro. Uno de los jóvenes que había sido acusado de disparar era también un ex-alumno de Barry.

Cuando escuchamos que una vigilia de oración estaba siendo organizada por la NAACP (Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color de EE.UU.) los dos sabíamos que debíamos ir para demostrar nuestro repudio a este acto de odio y racismo. Me preguntaba si era correcto llevar nuestros hijos. ¿Tendrían suficiente edad para entender?

Barry y yo decidimos que esta sería una buena oportunidad para compartir nuestras convicciones con nuestros hijos. Les contamos lo que le había ocurrido a Sasezley y que iríamos a una vigilia de oración pues creíamos que nadie debería ser odiado o herido debido al color de su piel.

Después de hablar con ellos nuestro hija Hannah de 7 años decidió hacer un póster para llevar a la vigilia. Aaron, de casi 5, insistió en hacer uno también. Me di cuenta que mis hijos también sentían la necesidad de demostrar su rechazo al odio.

El póster de Hannah mostraba a cuatro niños de diferentes razas. Cuando dibujamos las caras ella dijo, "Esta soy yo," y nombró a cada una de las otras figuras por sus amigos Alexis, Jin Sol y Jorge. En la parte superior del póster escribió, "Jesús ama a TODOS los niños."

El póster de Aaron tenía dos dibujos de personas tomadas de la mano --representaban a su amigo José y a si mismo y en la parte superior decía "Ámense los unos a los otros".

Durante la vigilia que duró una hora y media en una mañana fría del día de acción de gracias Hannah y Aaron se aferraban a sus carteles. Sus dibujos eran su testimonio.

Después de la vigilia uno de los reporteros de televisión que cubría la vigilia pidió entrevistar a Hannah. Cuando le preguntó porqué había incluido a niños con piel de diversos colores en su póster, ella dijo, tímidamente pero de todo corazón, "Porque Dios nos quiere a todos y desea que nos amemos unos a otros."

Los tres canales de televisión locales mostraron a los niños con sus carteles en sus noticieros vespertinos y uno de ellos mostró la entrevista con ella. Una amiga mía de Ohio me escribió un correo electrónico diciendo que había visto la entrevista con Hannah en el noticiero CNN Titulares.

Llevamos a nuestros hijos a la vigilia para ayudarles a aprender sobre nuestra fe, pero ellos fueron los que tuvieron la oportunidad de dar testimonio del amor.

De Janeen Bertsche Johnson, usado con autorización.


Pagina Previa:
<<·Objetor de conciencia enjuiciado en tribunal de guerra|
Proxima Pagina:
|·Empate en el estacionamiento de bicicletas>>

Portada | Para apoyar esta pagina (Ingls)
© Menonitas.net, 2018