Café de Tercera Alternativa

Físicas Espirituales -- un artículo mensual

Vieques quiere su libertad

John Buschert y Cliff Kindy, ambos del norte de Indiana fueron tan solo 2 de más de 200 personas arrestadas el 4 de mayo por protestar en la pequeña isla portorriqueña de Vieques. Estos manifestantes juntamente con los habitantes de la isla están abogando por el fin de 62 años de ocupación por el ejército de los EE.UU. Las manifestaciones fueron la culminación de más de un año de acciones directas y no violentas, en las cuáles hacedores de paz levantaron campamentos en zonas de práctica de bombardeo para prevenir maniobras militares. Pero el enojo de los isleños con la base naval americana se remonta mucho mas atrás en el tiempo.

Trasfondo

En 1938, la armada de los EE.UU. comenzó a usar la municipalidad isleña de Vieques, al este de Puerto Rico para prácticas militares. En 1941, la armada expropió más de 2 tercios de la tierra cultivable de la isla de la cuál los isleños derivaban la mayor parte de su sustento.

Hoy, los más de 9000 habitantes de Vieques viven con una taza de desempleo que llega casi al 50%. La pesca es la única industria viable, pero las maniobras naval es también amenazan a esta industria. Los buques de la armada entran a aguas profundas dónde los pescadores tienen sus trampas, las hélices de los barcos destruyen las boyas que marcan las trampas haciéndoles mas difícil a los pescadores la tarea de encontrar sus redes. Como resultado las redes permanecen en el fondo del mar de 8 a 12 meses atrapando a muchos peces que terminan muriendo en las trampas. El departamento de agricultura de los EE.UU. condujo un estudio de estas trampas y encontró que una sola de estas redes atrapa de 4500 a 5000 libras de peces en 10 meses.

Más daño al ecosistema ocurre cuando los proyectiles matan a cientos de especies de animales y plantas durante pruebas de tiro al blanco. Los bombardeos y maniobras militares llevan a serias contaminaciones residuales, químicas y metálicas (incluso de uranio), del medio ambiente y también de partículas de polvo y roca que entran en el aire como consecuencia de los impactos y/o explosiones.

¿Por qué involucrarse?

Buschert, un profesor de física en la Universidad de Goshen (Ind.), dijo que vio lagunas pantanosas cubiertas de cráteres y otros restos de bombardeos, peligrosamente cerca de playas realmente bonitas.

La tarde luego de su arresto y liberación junto a otros 214 manifestantes, él dijo que iba a visitar una bahía preciada por biólogos marinos por tener la mayor concentración de criaturas luminiscentes del hemisferio occidental.

"Es un tesoro ecológico, " comentó expresando su consternación porque los EE.UU. pudiesen siguiera considerar bombardear áreas que estuvieran en su cercanías.

Kindy, de Manchester del Norte, Ind., se negó a llevar un chaleco salvavida cuando fue transportado por bote luego de haber sido arrestado por segunda vez, para llamar la atención a la preocupación absurda de la armada por su seguridad, cuando por el otro lado ignora los riesgos para la salud de la gente de Vieques. Los isleños sufren de un alto índice de cáncer y otros problemas de salud serios. Estudios efectuados por el Departamento de Salud de Puerto Rico demuestran que de 1985 a 1989 el porcentaje de casos de cáncer subió a 26% por encima del nivel del resto de Puerto Rico.

Dado esto, no es sorprendente que un movimiento haya surgido en los últimos años, para demandar que termine la ocupación militar de la isla - tal como lo hizo la isla de Culebra al norte de Vieques en el año 1970.

Los que se preocupan por el pacifismo, pueden sentirse alentados por las palabras de Tito de Jesús, un activista medioambiental que ayudó a organizar el testimonio que duró un año: "Hemos escogido el camino pacifista, y continuaremos en el hasta que recuperemos Vieques."

Kathleen Kern, de Webster, N.Y., sirve con Christian Peacemaker Teams (Grupos Pacificadores Cristianos).


Pagina Previa:
<<·El don del perdón|
Proxima Pagina:
|·Víctimas de bombardeos comparten historias, traen paz interior>>

Portada | Para apoyar esta pagina (Ingls)
© Menonitas.net, 2018