Café de Tercera Alternativa

Visiones de Jesus

Jesús a través de otros puntos de vista

Si compara a Jesús con Buda, Abraham o Mohammed, no existe comparación, porque la específica elección de Jesús no fue como profeta ni como padre de un grupo de gente como Abraham y desde luego no como Buda quien ayudó a la gente a moverse hacia el entendimiento, las cuales todas son para funciones religiosas. Pero el hecho de que Jesús se volviera humano, muriera y resucitara de la muerte, lo vuelve absolutamente único.

Dan Martensen, Miembro del Centro Ecuménico de Investigación con el Consorcio Teológico de Washington, Rockville, Md., Autor y editor


Muchas personas han estado buscando durante mucho tiempo, han atravesado uno y otro avivamiento, y en alguna manera quieren encontrar una relación personal con Dios. El pensamiento de la Nueva era menudo trae a las personas a una herejía muy antigua, la herejía del sincretismo, donde una verdad es tan buena y tan válida como cualquier otra verdad.

Jesús era el verdadero Dios y verdadero hombre, el misterio más impresionante imaginable: que el Dios alto y maravilloso de las escrituras hebreas, (El es tan maravilloso que usted no puede decir el nombre Dios, sino "Yahweh.") El se entregaría por nosotros en Jesucristo como su hijo y nuestro Salvador. Para mí, Jesucristo es el verdadero Dios y verdadero hombre. Jesús es quien Jesús dice ser, a través de las escrituras en varias declaraciones de "Yo soy". "Yo soy el camino, la verdad y la vida," El dice. "Ven a mí, ven a mi Padre."

Susan Muto, Director Ejecutivo y Co-fundadora de la Asociación de Epifanía, www.epiphanyassociation.org Pittsburgh, Pa., Autor.


Jesús era un hombre que vivió en Palestina hace 20 siglos. El era un hombre, era de algún modo la plenitud de Dios en nuestro medio. Y de algún modo Dios se tomó su espíritu y se virtió en ese hombre—Dios con nosotros. Y aun él es completamente y en cada sentido de la palabra todavía un hombre. El tiene límites humanos como todos nosotros.

Steve Dintaman, trabajador de misión en Liberia.


El otro lado es que él no es solo una persona histórica. El Cristo vivo todavía está con nosotros. El es todavía tan poderosamente presente y vivo como era en el registro histórico. Tenemos que mantener vivos ambos lados del retrato: un hombre con una historia y un cuento que tenemos que leer y estudiar, y una presencia viva que podemos saber ahora. El Nuevo Testamento reconoce el conocimiento de Dios en otras religiones. El escritor/apóstol Pablo reconoció el conocimiento religioso de los Gentiles rurales y paganos en Lystra (Hech. 14:8-19). Aunque ellos fueran devotos de Zeus y Hermes, podrían observar al testigo de Dios en la creación y los ciclos de la naturaleza. En Atenas (Hechos 17:16-34), en un ambiente filosófico-religioso más sofisticado, Pablo afirmó y conectó con su sensibilidad religiosa.

La creencia en la unicidad de Jesús no nos debe hacer arrogantes, porque la irrevocabilidad de Cristo es un juicio sobre la Cristiandad así como sobre otras religiones. La práctica de la religión cristiana es con demasiada frecuencia retorcida y ciega. Mientras creemos en el triunfo de Cristo, esto no nos debe hacer triunfalista. Ni debemos descontar los reclamos de Cristo. Ellos fueron hechos por él o con respecto a él; nosotros no los ideamos.("¿Quién dice usted que soy?" El Gospel Herald, 8 de septiembre de 1992)

Calvin E. Shenk, Profesor de Religión, Universidad Menonita del Este, Harrisonburg, Va.


Pagina Previa:
<<·¿Es Jesús único?|
Proxima Pagina:
|·Siguiendo a Jesús>>

Portada | Para apoyar esta pagina (Ingls)
© Menonitas.net, 2018